«Debido al martirio de Hussein, hay un fuego ardiente en los corazones de los creyentes que nunca se apagará». (Yâmah ahadiz-ash Shi'ah, tomo 12, pág. 556)
Dijo el Profeta Muhammad (PB):