IQNA

IQNA - Representantes de EEUU y el movimiento radical Talibán firmaron en Catar un acuerdo de paz que prevé la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán en un plazo de 14 meses y el inicio del diálogo afgano.

Estados Unidos y los talibanes han rubricado este sábado (29.02.2020) un histórico acuerdo de paz en la capital catarí en presencia de observadores internacionales y dignatarios de diversos países, entre ellos, los ministros de Exteriores de Turquía y Paquistán, además de una amplia delegación de los Talibán.

El pacto fue firmado por el representante especial de EE.UU. para la paz, Zalmay Khalilzad, y Abdul Qani Baradar, jefe del buró político de Talibán en Catar.

El “acuerdo de paz” apunta a terminar la invasión de 18 años en Afganistán, la más larga de Estados Unidos.

EE.UU. reducirá el número de fuerzas militares en Afganistán a 8600 e implementará otros compromisos en el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes dentro de los 135 días posteriores” a la firma, reza la declaración conjunta de los Gobiernos de Estados Unidos y Afganistán hecha pública en Kabul, capital de Afganistán, poco antes de la firma del acuerdo en Doha.

El documento también detalla que las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se irán reduciendo proporcionalmente durante un periodo equivalente, de forma que en 14 meses todas las fuerzas extranjeras habrán abandonado el país asiático, pero tal repliegue sujeto al cumplimiento por parte de los talibanes de sus compromisos en virtud del “acuerdo de paz”.

Por su parte, Abdul Qani Baradar ha asegurado que pondrá fin a las a cuatro décadas de presencia extranjera en Afganistán.

Tras más de 18 años de la presencia de las tropas de la OTAN en Afganistán, la inseguridad sigue campando a sus anchas en el territorio afgano y ha coadyuvado con la expansión de grupos extremistas como el EIIL (Daesh, en árabe).

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), en un  informe previo publicado en abril del año pasado, reveló que los ataques de Estados Unidos en Afganistán son más mortíferos para los civiles que los atentados de grupos insurgentes como Talibán.