IQNA

3:40 - November 24, 2020
Noticias ID: 3505053
IQNA - Un poema del imam Jameneí

 

Súplica de los sordos a Dios

Somos todos tus sirvientes; Tú nos conoces.
Por más que hablar no podamos, Tú nuestro estado conoces.

Por cuerpo una ruina y en el corazón un tesoro de secretos.
Pese a no tener renombre, Tú bien que nos conoces.

No desvelamos a cualquiera el secreto de nuestro silencio.
Extraños somos para otros, pero Tú sí nos conoces.

Como espejo somos y, pese a no decir palabra ante la gente,
muchos son los secretos que sabemos; Tú ya nos conoces.

Ni lengua ni oídos tenemos para tanta verborrea.
Estamos más allá de esto y de lo otro; Tú ya nos conoces.

Dice algo de nosotros cada cual, en función de lo que cree,
pero nosotros, callada flauta de caña; Tú ya nos conoces.

No pudo el mundano ruido acabar con nuestra pureza infantil.
Rosaleda sin otoño somos; Tú ya nos conoces.

Cual espejo reflejamos cuanto vemos
sin doblez ni hipocresía; Tú ya nos conoces.

Expresa nuestra mirada lo que hay dentro de nosotros.
Ocultos estamos en el fondo de estos ojos; pero Tú nos conoces.

La boca, cerrada, como sabios; desbordantes de energía, como niños.
Fuero interno viejo y joven a la vez; Tú ya nos conoces.

Ora alegres, ora tristes; son vaivenes de la vida.
Los rigores de este mundo los sufrimos; Tú ya nos conoces.

Lleva el valle del silencio a otros días mejores.
De ahí toda nuestra dicha; Tú ya nos conoces.

Nadie oirá de nuestras bocas el secreto, dignos somos de fiar.
Muchos son los que confían en nosotros. Tú ya nos conoces.

 

 

Khamenei.ir

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios:
* captcha: