IQNA

17:54 - December 31, 2010
Noticias ID: 2056210
El Ayatolá Jamenei, Líder Supremo de la Revolución Islámica se reunió esta mañana con miles de personas de la provincia de Gilan.
Durante la reunión, el Líder Supremo dijo que la determinación, perspicacia, consciencia y vigilancia constantes son los principales factores para el avance de la nación iraní hacia las cumbres del desarrollo y reiteró: «Así como la nación iraní aplastó al enemigo durante la guerra impuesta de ocho años a través de la innovación, sacrificio, coraje y la presencia en la escena, por la gracia de Dios, también manifestó una habilidad ejemplar durante la guerra blanda de ocho meses y el día 9 de Dey del año pasado, con la bendición del recuerdo del Imam Husein, el Señor de los Mártires (P), la nación iraní puso fin a las actividades de los perpetradores de la fitna (sedición) a través de su determinación, perspicacia, consciencia y vigilancia.»

El Ayatolá Jamenei, dijo que para compensar el atraso histórico de la nación iraní y alcanzar la posición científica que se merece, se requiere de determinación, voluntad y optimismo. Su eminencia agregó: «La única manera de alcanzar las cumbres del desarrollo y la prosperidad es conservar la determinación, voluntad y optimismo. Durante los últimos 30 años, la nación iraní ha demostrado que tiene la capacidad de avanzar a grandes saltos.»

Su Eminencia reiteró que las consignas de la nación iraní son globales y su objetivo es poner fin a la interferencia de las potencias arrogantes en los asuntos del país, y enfatizó: «Ésta es la razón principal por la que las potencias arrogantes conspiran en contra de la nación iraní y la fitna del año pasado fue una manifestación de estas conspiraciones de los enemigos.»

El Líder Supremo de la Revolución Islámica señaló que el objetivo de la fitna del año pasado fue engañar a la gente a través de la formulación de falsas consignas que parecían verdaderas, y reiteró: «El 9 de Dey del año pasado, la nación iraní desilusionó a los perpetradores de la fitna a través de un movimiento totalmente popular y les asestó un potente puñetazo en la boca.»

El Ayatolá Jamenei dijo que la epopeya del año 1388 fue un signo de la inteligencia y vigilancia de la gente, y agregó: «Los enemigos de la nación iraní y aquellos que imaginan que pueden crear una brecha entre el pueblo y el gobierno debe entender el mensaje del 9 de Dey, y deben saber que el gobierno pertenece al pueblo y que el pueblo es el principal guardián de este sistema islámico.»

«Con el fin de atacar a la República Islámica, los líderes de las potencias arrogantes, encabezadas por Estados Unidos, están utilizando diversos métodos, tales como complots, declaraciones hipócritas, enemistad explícita y crear consignas a favor de la gente. Todo esto demuestra que no tienen un adecuado análisis y comprensión de lo que es la nación de Irán», enfatizó.

Ayatolá Jamenei señaló que la única manera de poner fin a las maldades de los enemigos es desilusionarlos, y enfatizó: «El gran pecado que cometieron algunos líderes de fitna del año pasado fue darle esperanzas al enemigo».

El Líder Supremo de la Revolución Islámica se refirió a la fitna del año 1388 como un gran desafío. Su Eminencia manifestó que el enemigo estaba apoyando a los autores de la fitna e incluso mencionaba sus nombres. «Pero la gente estuvo en la escena de manera perfectamente firme¬», enfatizó.

El Ayatolá Jamenei reiteró: «Lo que sucedió fue hecho por el poder divino. Dios atrajo los corazones de la gente y la guió hacia el camino correcto.»

El Líder Supremo de la Revolución Islámica hizo hincapié en la necesidad de preservar y fortalecer la relación de uno con Dios y el aumento de la propia determinación, perspicacia, conciencia e inteligencia, y agregó: «El 9 de Dey fue un caso de atracción de la gracia divina y por la bendición del recuerdo del Imam Husein (P), el Señor de los Mártires, el pueblo entró en escena y puso fin a las actividades de los perpetradores de la fitna.»

Asimismo, su Eminencia, enfatizó: «Es necesario realizar esfuerzos constantes confiando en la gracia y guía divina para que podamos cumplir con el buen destino que Dios el Altísimo ha determinado para la nación iraní».

En otra parte de su discurso, Su Eminencia se refirió a los antecedentes históricos y religiosos de la gente de Gilan y sus actividades revolucionarias, y agregó que la determinación del pueblo de Gilan es un claro ejemplo de la determinación de la nación iraní.

El Líder Supremo de la Revolución Islámica se refirió también al brillante historial de la gente de Gilan y elogió a Mirza Khan Kuchak Yangali.

Al comienzo de este encuentro, el imam de la oración colectiva de Rasht habló sobre el amor de la gente de Gilan hacia Ahul-Bait (P) y destacó que la gente creyente de esta provincia siempre ha estado al servicio de la inmaculada descendencia del Profeta Muhammad (PB), «un ejemplo de ello es que en la Defensa Sagrada, ofreció la vida de 8000 mártires.»

ID: 721512
Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios:
* captcha: