IQNA

16:48 - June 03, 2020
Noticias ID: 3504524
IQNA - Nuestro magnánimo Imam (r.a.) tenía tres creencias que lo hicieron decisivo, valiente y firme; la fe en Dios, la fe en las personas y la fe en sí mismo. Estas tres creencias se revelaron en el carácter, las decisiones y las acciones del Imam (r.a.) en el verdadero sentido de la palabra. Imam (r.a.) habló a la gente a través de su corazón y la gente aceptó su llamado con su corazón y alma. Entraron en la arena y resistieron con valentía. Su movimiento, que no tenía simpatizantes en el mundo y no recibió asistencia, gradualmente avanzó hacia la victoria final.

Me gustaría explicar brevemente las tres creencias del Imam Jomeiní (r.a.). Los puntos que discutiré a este respecto son puntos importantes que pueden iluminar nuestro camino solo si encuentran su camino en nuestros corazones.

Con respecto a la fe en Dios, el Imam (r.a.) fue la manifestación de esta santa Aleya:

Aquellos a quienes las gentes les dijeron: «En verdad, la gente se ha juntado contra vosotros ¡Temedles!» Y eso incremento su fe y dijeron: «¡Dios nos basta! ¡Él es el mejor protector!» (Capitulo de la Familia de ‘Imran, aleya 173 del Sagrado Corán)

El Imam (r.a.) estaba firmemente comprometido con "Dios, ya que es suficiente para nosotros y es lo más Excelente, es el Protector"; con todo su corazón y alma [creía en aquello]. El Imam (r.a.) tenía fe en Dios el Exaltado. Tenía fe en las promesas divinas. Actuó, trabajó y habló por Dios y sabía que;


¡Oh, creyentes! ¡Si auxiliáis a Dios, Él os auxiliará y consolidará vuestros pasos! (Capitulo de Muhammad, Aleya 7 del Sagrado Corán)

Con respecto a la fe en la gente, nuestro magnánimo Imam (r.a.) conocía a la nación iraní en el verdadero sentido de la palabra. El Imam (r.a.) creía que nuestra nación disfruta de una fe religiosa profunda y es inteligente y valiente, una nación que tiene la capacidad de brillar como el sol en diferentes áreas solo si tiene líderes competentes. Una vez, una persona incompetente como el Shah Sultan Hussein hizo que la nación iraní se retirara a una esquina, pero otra vez una persona valiente como Nader Gholi, sin esos títulos honorarios, emergió entre la gente y se convirtió en su líder al confiar en su coraje y como Como resultado, nuestra nación logró expandir la arena de su gloria desde Delhi hasta el Mar Negro. Imam (r.a.) había notado esta verdad sobre nuestra historia y había sido testigo de los ejemplos.

Él creía en esta verdad. El conocía a nuestra nación. Tenía fe en la nación iraní. La profunda fe religiosa del pueblo, que había sido ocultada por personas materialistas, fue revivida por nuestro magnánimo Imam (r.a.); él Provocó el orgullo religioso del pueblo y la nación iraní y lo convirtió en el modelo a seguir de la resistencia y la perspicacia. A los ojos de nuestro magnánimo Imam (r.a.), la gente era la más querida y los enemigos de la gente eran los más odiados. El hecho de que el Imam (r.a.) no detuviera su batalla contra los poderes dominantes ni por un solo momento, se debió principalmente a que los poderes dominantes eran enemigos de la felicidad del pueblo, e Imam (r.a.) creía que los enemigos del pueblo también eran sus enemigos. .

En cuanto a la autoconfianza, Imam (r.a). enseñó al pueblo de Irán a tener confianza. Antes de infundir una sensación de confianza en el pueblo de Irán, Imam (r.a.) revivió por primera vez esta sensación de confianza en sí mismo. Exhibió su fe en sus capacidades en el verdadero sentido de la palabra. En el aniversario de Ashura en el año 1963, mientras estaba solo, el Imam (r.a.) amenazó al Shah de que le pediría al pueblo de Irán que lo obligara a salir del país si continuaba actuando así. Dijo esto entre la gente y los seminaristas de Qom en la escuela Feiziyeh y amenazó a Mohammad Reza Shah, que ejercía un poder irrestricto en el país al depender de Estados Unidos y otras potencias extranjeras. Esta amenaza fue hecha por un clérigo en Qom que no tenía armas, equipo, dinero ni apoyo internacional. Se las arregló para resistir en esta arena confiando en su fe en Dios y en sí mismo.

El día en que el Imam (r.a.) regresó del exilio, amenazó al gobierno de Bajtiar en el cementerio Behesht Zahra y anunció con voz resonante que golpearía al gobierno de Bakhtiar en la boca y que establecería otro gobierno. Esto era indicativo de la confianza en sí mismo (r.a.) del Imam. El Imam (r.a.) tenía fe en sí mismo y en sus capacidades. Fue esta autoconfianza la que se transfirió al pueblo de Irán a través de sus palabras y acciones.

Mis queridos, durante cien años, nos habían convencido de que éramos incapaces; incapaces de administrar el país, incapaces de alcanzar la dignidad y la gloria, incapaces de desarrollar el país, incapaces de avanzar en la arena del conocimiento y otras cosas por el estilo. Y habíamos empezado a creer estas cosas.

Inculcar una sensación de incapacidad, con el propósito de hacer que las naciones pierdan la fe en sus capacidades, es una de las formas efectivas en que los poderes dominantes extienden su dominio sobre diferentes naciones. De esta manera, lograron mantener a la nación iraní al revés en política, ciencia y actividades económicas, así como en todos los demás ámbitos de la vida. El Imam (r.a.) revirtió esta situación y quitó este medio de hegemonía de las superpotencias. Le dijo a la nación iraní: "Puedes". Él restauró nuestro coraje. Él restauró nuestra determinación. Él restauró nuestra confianza en sí mismo. Nosotros, los iraníes, sentimos que éramos capaces nuevamente. Avanzamos y tomamos medidas. Por esta razón, la nación iraní ha logrado la victoria en los últimos treinta y tantos en todas las áreas que discutiré más adelante en esta reunión.

Estas tres creencias del Imam (r.a.), es decir, la fe en Dios, la fe en las personas y la fe en sí mismo, se convirtieron en el eje de todas sus decisiones, acciones y políticas. Al comienzo del movimiento, estas tres creencias eran una fuente de energía para el Imam (r.a.). Lo mismo ocurre con el momento en que estuvo en el exilio, el momento en que se fue a París y el momento en que regresó a Irán. Fueron estas tres creencias las que le dieron al Imam (r.a.) el poder de ingresar a Teherán en esas condiciones. Estas tres creencias se exhibieron en los eventos que ocurrieron durante Bahman del 1357 (Febrero del 1979), en las fitnas que ocurrieron en el país, en el establecimiento de la República Islámica, en su abierta resistencia contra el orden global opresivo, en la consigna de "ni el Oriente", ni el Occidente",en la guerra impuesta y en todos los eventos que tuvieron lugar en esos diez años de la vida del Imam. Estas tres creencias fueron la base de las decisiones, acciones y políticas de Imam (r.a.).

Incluso en los últimos días de su vida, nadie notó ningún signo de desesperación, duda, agotamiento, debilidad o sumisión en las palabras y acciones de nuestro magnánimo Imam (r.a.). Muchos revolucionarios en todo el mundo comienzan a tener dudas y se vuelven conservadores a medida que envejecen. A veces incluso retoman sus declaraciones principales. Las declaraciones emitidas por Imam (r.a.) durante los últimos años de su vida fueron a veces incluso más fuertes y revolucionarias que sus declaraciones en el año 1963. Se estaba haciendo viejo, pero era joven de corazón y su alma era vibrante. Esta es la misma firmeza que se ha descrito en el Sagrado Corán:


“Y que si se mantienen firmes en la senda, les suministraremos agua en  abundancia” (Capitulo de los Genios, Aleya 16 del Sagrado Corán)


En otra aleya, Dios el Exaltado sea dice:


En verdad, los ángeles descienden sobre quienes dicen: «Nuestro señor es Dios», y se mantienen en el camino de la rectitud y la justicia: ¡No temáis y no estéis tristes y recibid la buena nueva del Jardín que se os había prometido!  (Capitulo Explicadas Detalladamente, Aleya 30 del Sagrado Corán) 


Estas tres creencias mantuvieron al Imam (r.a.) joven y vibrante. Consolidaron el pensamiento y el camino de Imam para nuestra nación y luego estas tres creencias se extendieron gradualmente entre nuestra gente, nuestros jóvenes y personas de diferentes orígenes sociales. Estas tres creencias crearon esperanza. Crearon confianza en sí mismos. Ellos resultaron en la confianza en Dios. Estas cosas reemplazaron la desesperación y el pesimismo. El pueblo de Irán cambió sus características y Dios el Exaltado cambió sus condiciones.

"Seguramente Dios no cambia la condición de un pueblo hasta que ellos cambien su propia condición". [Capítulo del Trueno, Aleya 11 del Sagrado Corán]


El pueblo de Irán reformó su camino, su movimiento y sus motivos y Dios el Exaltado los ayudó y los apoyó. ¿Cuál fue el resultado? El resultado fue que Irán se convirtió en un país independiente.

 

 


Traducido en exclusiva por ABNA redacción española

 

 

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios:
* captcha: