IQNA

22:30 - July 26, 2020
Noticias ID: 3504727
IQNA - Ver a Bella Hadid hablar sobre Palestina es una delicia enraizada en una historia de supresión y negación. La modelo se indignó con Instagram por censurarle una publicación con la palabra 'Palestina'. Instagram no puede borrar la historia silenciando a las personas.

La semana pasada la supermodelo Bella Hadid apareció en los titulares después de confrontar a Instagram por eliminar una foto que había vuelto a publicar del pasaporte estadounidense de su padre, que mencionaba «Palestina» como su lugar de nacimiento. «¿No se nos permite ser palestinos en Instagram?» escribió a sus 31,5 millones de seguidores en la plataforma. “Esto, para mí es intimidación. No se puede borrar la historia silenciando a las personas. Así no funciona».

Hadid recibió elogios y críticas por su declaración. Según el sitio de chismes de celebridades Page Six, un portavoz de Facebook (la compañía matriz de Instagram) se disculpó por la medida, lo que explicaron como un malentendido: «Para proteger la privacidad de nuestra comunidad no permitimos que las personas publiquen en Instagram información personal, como los números de pasaporte. En este caso el número de pasaporte se borró, por lo que este contenido no debería haberse eliminado. Hemos restaurado el contenido y pedimos disculpas a Bella por el error», dijeron.

Hay algo innegablemente satisfactorio al ver informes de columnas de chismes sobre la herencia palestina de los Hadid y las disculpas del gigante de las redes sociales. Del mismo modo, una escena de Instagram de la vida familiar cotidiana, como el cantante y compositor Dua Lipa y Anwar Hadid (el hermano menor de Bella) que cocina maqloubeh, un plato tradicional palestino, adquiere enormes proporciones políticas. Hay un tipo de placer vengativo al escuchar a la familia hablar, a veces en voz alta y estridente, sobre Palestina, y en su forma de negarse a retroceder. Esta delicia tiene sus raíces en resistir una historia de supresión y negación.

El padre de Bella, Mohamed Hadid, nació en Nazaret en noviembre de 1948. Conocido por construir hoteles y mansiones de lujo en Los Ángeles, las dos hijas del magnate inmobiliario, Bella y Gigi, son supermodelos cuyas caras se pueden ver en campañas de moda en todo el mundo. Los Hadid han acumulado una cantidad considerable de seguidores en las redes sociales y una influencia colosal más allá, que han utilizado cada vez más a lo largo de los años para llamar la atención sobre la lucha por los derechos de los palestinos. Con la familia Hadid, Palestina se está extendiendo a espacios donde antes no era bienvenida; estalla, se hace cuerpo y no se entrega, ocupando el centro de la industria de producir y hacer circular imágenes.

Si estas posibilidades de visibilidad sirven para producir cambios reales en las políticas y son útiles para avanzar en la lucha por la libertad y la igualdad o son simplemente gestos vacíos y manipulación política, es una pregunta difícil sin respuestas fáciles.  Sin embargo en el caso de Palestina, en la que la existencia misma es complicada y constantemente negada, y que tiende a causar más controversia que consenso, lo que lleva a las figuras públicas a rehuirla, estos reconocimientos no son intrascendentes.

En general, en espacios que no están directamente relacionados con la geopolítica de los estados, Palestina se ha regido por regímenes de visibilidad e invisibilidad. Aunque esos han evolucionado con el tiempo, parece que Palestina puede existir en algunos espacios y no en otros. Se permite que se congele dentro del ciclo de noticias, donde la realidad, las historias y las vidas de los palestinos se borran en favor de una narración cíclica del conflicto. En la cultura popular estadounidense, que uno esperaría permitir una representación más matizada, Palestina ocasionalmente surge, a menudo como una realidad vaga que puede ubicarse convenientemente en dos extremos de un espectro de violencia: ya sea inocuo o peligroso. Lo más importante, nunca se habla de los palestinos mismos.

Bella Hadid se enfrentó a Instagram por eliminar una foto que había vuelto a publicar del pasaporte estadounidense de su padre, que mencionaba a «Palestina» como su lugar de nacimiento.  (Bella Hadid / Instagram)

 

En un episodio de 30 Rock, por ejemplo, la protagonista Liz Lemon y su novio, interpretado por Matt Damon, acuerdan cuál sería la «solución» para Palestina. «Nunca antes había conocido a nadie que tuviera exactamente la misma idea que yo sobre qué hacer con Palestina», exclama. Dentro de la ficción misma, acordar una solución para Palestina es una señal segura de ser afines. Y el programa establece así un juego de guiño y que me atañe como espectador, al tiempo que borra a los palestinos que son simplemente los protagonistas del problema a resolver.

Cuando no se menciona en una luz relativamente positiva, Palestina (o más bien «los palestinos») queda relegada al reino de la miseria o el terror. Aunque sus orígenes se desvanecen rápidamente en las temporadas posteriores, Abed Nadir del metafórico programa de televisión Comunidad es de ascendencia palestina y polaca. Su padre es un bullicioso vendedor de falafel que odia las artes. En un episodio una de sus primas, una mujer vestida con niqab de la Franja de Gaza, pasa un día al sol gracias a una liberación temporal encubierta por las maquinaciones de uno de los amigos de Abed.

Ambos ejemplos demuestran cómo generalmente se representa a Palestina como un problema lejano que debe resolverse, ya sea mediante diplomacia, vigilancia o, más a menudo, la muerte. Nunca es una realidad vivida. Cuando se hace visible a tal escala, Palestina es discutida, diseccionada y resuelta por personas que no son palestinas.

Palestina es aceptable en la cultura popular siempre que sea pasiva, un objeto de discursos y soluciones separado y sin continuidad. Cada vez que Palestina logra alcanzar audiencia y se presenta ante un público más amplio con sus propios representantes que promulgan su propia liberación, es silenciada una vez más. Solo hay que recordar como un ejemplo entre muchos otros la controversia de 2011 en torno a la obra Nation Estate, de la artista palestina Larissa Sansour, y la decisión del patrocinador del prestigioso Prix Élysée de excluir la obra del premio.

El músico John Legend en una grabación en vivo del podcast Deconstructed en el Writer Guild Theatre de Los Ángeles, con el presentador Mehdi Hasan y Patrisse Cullors, cofundador de Black Lives Matter Global Network.  (Captura de pantalla del canal de Youtube de The Intercept)

El creciente apoyo a Palestina de Bella Hadid como palestina se produce en el contexto de un lento cambio en el discurso dentro de la industria del entretenimiento. John Legend, por ejemplo, ha sido un firme defensor de los derechos de los palestinos durante años y renovó su respaldo durante una discusión en The Intercept  en febrero, en la que insistió en que abogar por los derechos de los palestinos es una «posición humana básica».

Sin embargo cabe destacar una vez más que el hecho de que la familia Hadid pueda hablar de la manera en que lo hacen se debe al trabajo de activistas de base en Palestina, Estados Unidos y más allá. Estos activistas han contribuido en gran medida a colocar a Palestina en el centro de los discursos de justicia social, especialmente al enfatizar las conexiones entre Palestina y la lucha más amplia por los derechos humanos, así como las luchas contra la brutalidad policial y el encarcelamiento masivo de personas negras en los Estados Unidos.

Este cambio seguramente es aterrador para aquellos que quieren olvidar o borrar a los palestinos, para quienes preferirían simplificar su lucha para silenciarlos mejor. En Hadid hay un cuerpo y una voz palestinos, una mujer, nada menos, y una de las más visibles y codiciadas en el escenario mundial. Sin embargo la decisión de Instagram de eliminar la imagen del pasaporte del padre de Hadid, incluso si retrocedieron, sirve como un recordatorio de que incluso los ricos y poderosos corren el riesgo de ser borrados si se reclaman palestinos en los espacios donde no se espera que lo hagan.

La colonización en curso de Palestina depende, entre otras cosas, de la perpetuación del mito de las fronteras fijas entre personas separadas («árabes» y «judíos») y de dos reclamos competitivos por las tierras. De hecho la evolución de lo que ha significado el «conflicto israelí-palestino» a lo largo de las décadas muestra que el problema es móvil, que la tierra y las personas evolucionan y cambian.

Que Mohamed Hadid nacido en Nazaret, Palestina, unos meses después de la Declaración del establecimiento del Estado de Israel, y que tal hecho se reconoce en los documentos oficiales de los Estados Unidos, es un testimonio de este flujo y de las posibilidades que se abren. Su pasaporte borra las líneas interrumpiendo no solo la historia, sino también los intentos actuales de borrarla y contenerla. Lo que está en juego no es simplemente la existencia de una entidad llamada Palestina (con esto la mayoría de la gente podría estar de acuerdo en alguna medida), sino también la poderosa propuesta política que representa. Los palestinos, especialmente las mujeres, que no se ajustan a las imágenes que se espera de ellas, causan alborotos. Esto explica por qué la voz de Bella Hadid, sin disculpas y ferozmente palestina, resuena como lo hace.

 

Karim Kattan es escritor con sede en Belén. Su primera colección de cuentos, Préliminaires pour un verger futur, se publicó en 2017.

 

Fuente: https://www.972mag.com/bella-hadid-instagram-palestine/

Fuente: Rebilion.org 

 

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios:
* captcha: