IQNA

16:55 - August 14, 2020
Noticias ID: 3504791
IQNA - Después de más cinco años de guerra saudí contra Yemen, el pueblo de este país se enfrenta al riesgo de una hambruna, que podría ser la peor en décadas.

Es un error decir que la hambruna que azota al pueblo yemení y amenaza seriamente la vida de millones de ellos es un factor secundario de la agresión de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Esta hambruna forma parte de los objetivos más importantes de esta guerra en la que Arabia Saudí y sus aliados han utilizado todos los medios a su alcance para arrodillar a la nación yemení.

Según un balance del Programa Mundial de Alimentos (PMA), una instancia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), más de 20 millones de yemeníes padecen inseguridad alimentaria, de los cuales unos 13 millones reciben asistencia.

El informe añade que dos millones de menores de edad, más un millón de mujeres embarazadas o en período de lactancia, necesitan tratamiento urgente para mitigar los efectos de la desnutrición aguda que sufren en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Arabia Saudí bombardea granjas y huertos de los yemeníes

Arabia Saudí y sus aliados han lanzado ataques aéreos contra las granjas y huertos, depósitos de agua, así como tiendas, fábricas, empresas, puertos y carreteras de Yemen. Estos bombardeos no se consideran actos accidentales, sino fueron bombardeos a sabiendas que hundieron al pueblo yemení en el hambre para quebrar su voluntad.

Desde el inicio de la guerra en marzo de 2015, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos han lanzado más de 680 bombardeos contra tierras agrícolas. Al menos 153 de esos ataques han sido efectuados contra las granjas de Al-Hudaida, dejando 400 víctimas civiles entre muertos y heridos, y así han interrumpido las cadenas de suministro de alimentos en Yemen.

Según los informes de los periodistas locales que investigan los crímenes de Arabia Saudí en Yemen, la mitad de las más de 4 millones de palmeras del país han sido destruidas desde el comienzo de los bombardeos saudíes en el país.

Según las imágenes satelitales del sitio web para investigaciones periodísticas Bellingcat y por la organización no gubernamental holandesa de PAX, solo en la provincia de Al-Hudaida, se cree que un millón de palmeras han desaparecido en la guerra saudí contra Yemen.

Descubrimos que en las tres ubicaciones, las palmeras datileras han estado desapareciendo en los últimos tres años”, dice Wim Zwijnenburg, el autor del informe.

Explica que los ataques a las granjas y las fuentes de agua, así como la sequía y la falta de combustible para alimentar las bombas de agua han devastado el área.

Debido a los ataques arbitrarios de Arabia Saudí los agricultores han tenido que abandonar sus plantaciones a la sequía, la enfermedad y la destrucción, dice el periodista yemení Muhamad al-Hakimi, quien ha realizado una extensa investigación sobre el tema.

El impacto total de esto en las comunidades locales aún no se ha cuantificado adecuadamente, pero la destrucción de cultivos como las palmeras datileras elimina una fuente de ingresos y alimentos en un momento en que las familias yemeníes viven debajo del umbral de pobreza.

Tormenta perfecta: 2020 podría ser el peor año para el hambre en Yemen

Antes de que la pandemia del coronavirus llegara a Yemen, más de la mitad de la población del país ya dependía de la ayuda alimentaria para sobrevivir.

Ahora, una combinación mortal de guerra, la COVID-19 e inundaciones, ha llevado a millones de yemeníes al borde del hambre.

2.4 millones de niños en Yemen se encuentran al borde de la inanición para fin de 2020 debido a los bombardeos saudíes y la escasez sin precedentes de fondos humanitarios durante la pandemia, así lo revela un informe exclusivo del diario británico The Independent.

Conforme a la publicación, la mayoría de los yemeníes solo comen pan y algo de arroz donado por organizaciones benéficas. Casi nunca consumen proteína. Solo, ocasionalmente, pueden conseguir verduras como tomates.

Antes de que la pandemia azote Yemen, más de 15 millones de personas, más de la mitad de la población total del país, ya dependía de la ayuda alimentaria humanitaria para sobrevivir, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La llegada del coronavirus que cerró negocios e interrumpió las líneas de suministro, solo ha agudizado la crisis de hambre en el país más pobre del mundo árabe.

Vanessa Roy, de la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna, en declaraciones hechas a The Independent reveló que 2020 podría ser el peor año para el pueblo yemení que necesita, con urgencia, ayuda alimentaria.

La ONU hace sonar la alarma sobre una posible hambruna en Yemen

El pasado martes, el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, alertó que sin más fondos y un alto el fuego inmediato, habría un aumento en las cifras que reflejan el hambre, la desnutrición, el cólera, el coronavirus y sobre todo, los muertos en Yemen.

A pesar de que el país árabe está “al borde del colapso”, la ONU solo pudo recaudar el 18 por ciento del dinero necesario para ejecutar sus programas este año, reconoció Lowcok.

Apenas unos días antes de la declaración de Lowcock, varias agencias de la ONU informaron que 1.2 millones de yemeníes del sur, tendrán una gran inseguridad alimentaria para fines de año.

El informe conjunto de dichas organizaciones describe cómo Yemen está en el ojo de una “tormenta perfecta” de conmociones económicas, conflictos, inundaciones, una plaga de langostas del desierto y ahora el coronavirus.

Por su parte, Annabel Symington, portavoz del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, afirmó que “estamos presenciando un deterioro muy alarmante y no vemos nada que nos permita detener esta disminución actual”.

Coronavirus en Yemen

En este tornado de violencia, el país está mal equipado para lidiar con la llegada del coronavirus, que ha infectado al menos a 1700 personas y mató a casi 500 más, según cifras oficiales. La falta de pruebas significa que se espera que los números reales sean mucho mayores.

Pero los expertos temen que, si bien el virus mortal ha acumulado una inmensa presión sobre el desmoronado sistema de salud de Yemen, el hambre puede ser la mayor amenaza para los civiles.

De hecho, Oxfam dice que más personas en Yemen pueden morir este año por hambre relacionado con el coronavirus.

Principales razones de la hambruna en Yemen

El alza de los precios de los alimentos se encuentra entre las principales razones del hambre en Yemen. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) revela que el costo de los alimentos básicos como la harina aumentó en un 40 % desde el año pasado, mientras que el costo de los alimentos en general se ha triplicado desde el comienzo de la agresión saudí.

Esto se debe, en parte, a una fuerte disminución de los alimentos y la ayuda que llegan a Yemen, un país que depende de las importaciones para el 90 por ciento de sus suministros.

Pero hay otros factores que acumulan presión sobre las familias.

Los informes indican que la destrucción del sector agrícola de Yemen, que emplea a la mitad de la fuerza laboral del país y es responsable del 15 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), también empujará a más personas a la inseguridad alimentaria en 2020.

La FAO pronostica que la producción de cereales este año será de solo 365 000 toneladas, menos de la mitad de los niveles anteriores a la guerra.

La conciencia occidental no despierta

Estos horribles informes no han despertado la conciencia dormida de los países occidentales para que no vendan más armas a la coalición árabe, o al menos permitan que la ayuda humanitaria llegue al pueblo yemení.

Al contrario, vemos que la ONU se ve obligado a cerrar programas vitales, incluidos aquellos que tratan a niños que están sufriendo de desnutrición en Yemen, debido a la falta de fondos y los riesgos de guerra.

La portavoz del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, Annabel Simington, admitió que está presenciando un deterioro muy inquietante, y que no puede detener este deterioro.

Lo que es seguro es que los fondos de Arabia Saudí y los Emiratos han hecho que el mundo haga la vista gorda contra lo que está sucediendo en Yemen.

 

Por Mohsen Khalif Zade

 

(hispantv)

 

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios:
* captcha: