IQNA

20:39 - March 21, 2020
Noticias ID: 3504254
IQNA - Con ocasión del Año Nuevo persa (Noruz), en un mensaje dirigido a la nación estadounidense, el mandatario persa ha advertido este viernes de las consecuencias peligrosas de las políticas hostiles del Gobierno de Washington

Aquí les presentamos el texto completo de la misiva:

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso

Con ocasión del Año Nuevo persa (Noruz) y en nombre del gran pueblo de Irán envío este mensaje al pueblo estadounidense. En los días en los que el brote del nuevo coronavirus (COVID-19) ha amenazado la salud e incluso la existencia del “ser humano” aparte de su raza, nacionalidad, género o religión, es un momento adecuado para que abordemos y reflexionemos sobre los dolores comunes y los principios humanitarios.

Hoy, todos los individuos temen por el futuro; un futuro que se ve amenazado y afectado desde diferentes aspectos, como la salud, el negocio e incluso las relaciones sociales y el estilo de vida, pues nunca ha sido tan inseguro e impredecible. Ciertamente, nuestro éxito en esta lucha, que probablemente será larga, está condicionado a la cercanía espiritual y del corazón de todos los seres humanos.

“La defensa internacional” del ser humano no será exitosa sin la participación de todos. Hoy, contrario a los soldados de diferentes ejércitos, tenemos a los “soldados de la humanidad”, que con la misma prenda y del mismo color, y sin pertenecer a un solo país, han llevado ropas blancas y han ido a la lucha contra el enemigo de la humanidad, al que están combatiendo con sacrificio. En esta lucha común, todos estamos en el mismo frente. Todos queremos la victoria del ser humano contra el enemigo común, es decir ese virus letal que no tenemos discrepancias sobre su naturaleza, definición y sus efectos dañinos para el ser humano al contrario de algunas otras cuestiones mundiales.

Es lamentable que el entonces Gobierno de EE.UU. ayudara al régimen de (el exdictador iraquí) Sadam (Husein), cuando el pueblo iraní era objeto de su invasión militar (1980-1988), y los hombres, mujeres y niños iraníes (e incluso iraquíes) no estaban a salvo de las armas de ese verdugo. En el transcurso de la agresión del régimen (del exdictador iraquí) a Irán, el Gobierno estadounidense entendió sus errores, pero no tomó lecciones de esas equivocaciones.

En tiempos en los que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) ha afectado la región de Asia Occidental con sus pensamientos extremistas y actos criminales, el actual Gobierno de EE.UU., al asesinar la figura más efectiva en el combate contra esa banda criminal, el campeón del mundo en la destrucción de Daesh, dio un gran regalo a esa agrupación terrorista.

Y también ahora que el pueblo iraní, además de enfrentar la crisis mundial provocada por el brote del nuevo coronavirus, sufre el más cruel terrorismo económico de EE.UU. en la historia, el Gobierno estadounidense no quiere dejar de lado su política diabólica de máxima presión y al mantener vigente sus sanciones ayuda al virus.

Tras su salida ilegal del acuerdo nuclear, el Gobierno estadounidense ha establecido más de 100 medidas coercitivas contra el pueblo iraní, que han golpeado sectores principales del sistema económico-financiero del país persa, causando cientos de miles de millones de dólares de daño directo a la economía y al pueblo de Irán. Las sanciones del Gobierno estadounidense han dañado la salud, el negocio e ingresos de muchos de los ciudadanos iraníes. Y ahora, además de todo esto, los embargos han disminuido las capacidades de Irán en la lucha contra el coronavirus, e incluso han ocasionado que algunos de nuestros compatriotas pierdan la vida.

Pueblo de EE.UU.

Ustedes, como todos los pueblos del mundo, están expuestos al peligro de este virus global y destructivo, y han sentido el sabor amargo de preocuparse por su futuro y por el futuro de sus seres queridos. Esta vez, estar ubicado entre dos océanos no ha salvado a los residentes del continente americano de los peligros y amenazas. Todos sabemos que la victoria contra el virus será alcanzada cuando todos los países triunfen en esta lucha y no quede ni un país infectado por ese virus. Este hecho es la otra cara del proceso de la globalización en la que la felicidad y el sufrimiento son temas globales. Como lo escribió el poeta nacional iraní, el sabio Saadi, hace varios siglos, “los seres humanos son miembros de un mismo cuerpo (un conjunto)”, de manera que, si un miembro sufre dolores, todo este cuerpo estará enfermo, pues no hay ninguna frontera y pared que pueda alejar a un país y a un pueblo de la amenaza de este virus.

Advierto de que en el enfrentamiento a una “pandemia” peligrosa global, Teherán, París, Londres y Washington no tienen mucha distancia, y cualquier política miope y hostil que quiera debilitar el sistema médico de Irán y limite los recursos financieros del país en la gestión de la crisis, también tendrá un efecto directo en la lucha contra esa pandemia en otros países del mundo. COVID-19 es un asunto de vida o muerte para todos los Estados y derrotarlo es una “obligación” mundial.

A lo largo de la historia el pueblo iraní siempre ha permanecido resistente y ha prevalecido contra los belicistas, como (el guerrero y conquistador) Gengis Kan y Sadam, y han resistido frente a desastres naturales como la peste y el cólera, salvaguardando resilientemente su cultura y civilización. Esta vez, también hará fracasar este virus, así como las sanciones impuestas en su contra como parte de la cruel política de máxima presión (de EE.UU.) y pasará de estos tiempos difíciles con resiliencia y orgullo.

Pero, ¿el pueblo estadounidense puede aceptar que esas presiones maliciosas afecten al pueblo iraní en su nombre, como resultado de su voto y por medio de sus impuestos? La necesidad de hacer frente al coronavirus, ha suspendido los eventos deportivos, las festividades públicas y ceremonias religiosas y ha forzado al cierre de escuelas, universidades y lugares de culto en el mundo. ¿No es sorprendente que incluso bajo tales circunstancias, no haya ningún freno a las presiones, sanciones y crueldades? ¿Debemos creer las afirmaciones sobre la disposición de ofrecer ayuda humanitaria o esos comportamientos violatorios de derechos humanos?

El 20 de marzo (1 de farvardin en el calendario persa), el pueblo iraní junto con los pueblos de otros 12 países, celebra el Noruz (día nuevo y tiempo nuevo) y el comienzo de la primavera. Deberíamos aprovechar esta ocasión, esta primavera y este día nuevo para comenzar a adoptar un enfoque humanitario hacia otros humanos.

Pueblo de EE.UU.

En nombre de la justicia y la humanidad, me dirijo a sus almas piadosas y a sus conciencias y les llamo a que recuerden a su Gobierno y a sus legisladores en el Congreso que la enemistad, presiones y sanciones nunca tendrán éxito, pero sí que dará resultado el discurso humano y la acción.

Lamentablemente, el análisis incorrecto de la situación de la región y las consultas engañosas recibidas de los enemigos de Irán, han hecho que las políticas erróneas e injerencistas de EE.UU. en el mundo y en la región de Asia Occidental no se corrijan; y quien logró alcanzar el voto del pueblo de EE.UU., con lemas como salir de Asia Occidental y el retorno de soldados estadounidenses a casa, no cumplió sus promesas electorales y realizó el más alto nivel de injerencismo en la región con el dinero del pueblo estadounidense.

Es desastroso que el Gobierno estadounidense ha estado cooperando con los Estados que causaron la creación del grupo terrorista Daesh en la región, pero que lucha contra el país que ha desempeñado el principal papel en la destrucción de Daesh.

Desafortunadamente, los más extremistas enemigos de la democracia y los derechos humanos en el mundo, que han ocupado los territorios de otras naciones o los países que incluso han privado a sus pueblos del derecho de participar en una elección libre, ya se han convertido en asesores del Gobierno de EE.UU. y dictan sus políticas decadentes a los estadounidenses.

Y ahora la “alianza de virus y sanciones” se ha convertido en la contraseña de la nueva operación contra Irán. Las víctimas de las sanciones y virus son el pueblo ordinario iraní y no las facciones políticas del país. Ya ha llegado el momento para que el pueblo de EE.UU. grite a su Gobierno con voz alta y le exija respuestas. No dejen que se agregue más paginas negras al historial oscuro de EE.UU. Regreso al derecho internacional y principios de derechos humanos será de interés para el pueblo estadounidense y para todas las naciones del mundo. Ustedes deberían saber que las generaciones futuras juzgarán al pueblo estadounidense en función de acciones de su Gobierno, y desafortunadamente, hasta el momento, la mayor parte del mundo no tiene una visión buena sobre EE.UU.

Nosotros siempre hemos estado dispuestos a dialogar y nunca tememos al diálogo, como lo hemos probado en los diálogos con el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Para nosotros cumplir con los compromisos es una obligación legal, moral e internacional y hemos demostrado que estamos comprometidos con nuestros acuerdos y no aceptamos las violaciones de otras partes. El pueblo iraní valora la amistad y el respeto basados en los principios de la dignidad y la humanidad y responde positivamente a las acciones basadas en tales valores. No obstante, resiste y defiende heroicamente a su país frente a la presión y las amenazas. Somos un pueblo glorioso y con una civilización milenaria, respondemos al matonismo con mucha fuerza y al lenguaje de dignidad con el respeto.

Les deseo una feliz primavera y Año Nuevo a todos los estadounidenses, y especialmente a los de ascendencia iraní.

Hasan Rohani, presidente de la República Islámica de Irán

20 de marzo de 2020

 

 

 

https://iqna.ir/00GJ59

 

Nombre:
Correo electrónico:
* Comentarios: